Buscar
  • Ramiro Navarro Abogados

Una justicia lenta no es justa

Eso lo dijo Séneca: “lo más parecido a la injusticia es la justicia lenta”.

Y es cierto, hay muchísimos asuntos en los que lo es. Por ejemplo, cuando se divide la herencia de unos padres y se celebra el juicio ya la mitad de los hijos se están muriendo.


Hay pleitos, sobre todo, en determinadas jurisdicciones que se eternizan y que podemos tener un horizonte de diez, doce, quince años fácil para que se resuelvan, y eso hace desaparecer por lo menos la sensación de justicia, claro. Hay determinadas situaciones urgentes, jurisdicción social, en las que estamos hablando del sustento de determinadas familias. Cuando te citan a un juicio para dentro de año y medio o dos años es realmente duro y es muy complicado hacérselo comprender a los justiciables y a los clientes, muy difícil.


Los funcionarios de la Administración de Justicia y los profesionales -abogados y procuradores- merecemos trabajar en condiciones adecuadas, porque en caso contrario los perjudicados son los ciudadanos que sufren retrasos, extravío de sumarios, acumulación de casos y dilaciones indebidas.


La justicia sigue siendo la hermana pobre de la administración.
La justicia, sobre todo, ha de ser ágil y hoy no lo es.

Las demandas merecen ser atendidas sin demora y exigen medidas que debe articular y aplicar la administración para que los ciudadanos de Castellón y Nules y provincia tengan derecho a una Justicia rápida, justa y ágil. No es admisible que en el siglo XXI la Administración de Justicia soporte carencias de todo tipo que afectan gravemente a su funcionamiento y eficacia.





Ramiro Navarro

Abogado, socio director.




54 vistas0 comentarios

¡Gracias por tu mensaje!